3 may. 2011



3 de mayo día de la libertad de expresión

Los mass media de difusión universal han puesto por las nubes el precio de la libertad de expresión: cada vez son más los opinados, los que tienen el derecho de escuchar, y cada vez son menos los opinadores, los que tienen el derecho de hacerse escuchar
Eduardo Galeano


¿Y la libertad de expresión?... La tienen secuestrada los medios de comunicación.

Este es uno de los grafitis que se han tomado las paredes de Ecuador, y demuestra el sentir de los y las jóvenes y de las personas comunes y corrientes sobre este concepto tan manoseado, alejado e interesado.

La Libertad de Expresión, como concepto nace en los albores una sociedad occidental burguesa, que disputaba su poder con la monarquía y la iglesia. Luego, con el nacimiento de la imprenta, se habla de libertad de prensa, la cual abrió el conocimiento a “los plebeyos” (que no fuimos invitados a la boda real)

Actualmente la Libertad de expresión ha sido entendida como “la libertad de los periodistas o de los propietarios de los medios de comunicación a expresarse” Así las personas comunes y corrientes nos quedamos fuera de este concepto.

Así en los años 70 nace un nuevo concepto integral: el Derecho a la Comunicación,  que se relaciona  con  el pensamiento revolucionario de la época, en el marco del entonces llamado Nuevo Orden Mundial de la Información.

El Derecho a la Comunicación no sólo mira el derecho individual de expresarse, sino mira los canales por donde esa expresión es posible, así para que exista un cumplimiento del derecho a la comunicación se debe mirar la propiedad de los medios de comunicación, la democratización del espectro radioeléctrico y de los canales necesarios para que las comunidades, los pueblos, nacionalidades expresen su pensamiento.

Entonces, si los medios pelean por su libertad de expresión y la confunden con su libertad de empresa, las comunidades de jóvenes, de mujeres, de indígenas, afrodescendientes, de ambientalistas, de campesinos, decimos que ¡la comunicación es nuestro un derecho y por ende debe ser un hecho!

¿Por qué no reprimen a los medios que todos los días manchan las paredes de mi mente?

Dijo una joven en la marcha del 1 de mayo a los policías municipales que querían quitar los sprays a dos jóvenes que escribían: ¡1 mayo obrero no electorero!

Los medios durante una semana entera impregnaron en nuestras mentes que la Boda Real era el hecho más importante, que el secreto mayor guardado era el diseño del vestido y que lo más interesante de la semana era el beso real. También contra los preceptos laicos del Estado, nos bombardearon con la noticia de la beatificación del papa Juan Pablo Segundo, su mayor milagro fue: hacer una campaña mundial anticomunista.

Y así… tanto han manchado mis paredes mentales, que los y las jóvenes respondemos en sus paredes privadas, en sus paredes extensas, provocadas por las extremas seguridades que nos hacen construir en estas ciudades cada vez mas miedosas,  por una inseguridad construida con el aporte de la crónica roja y de las imágenes repetitivas de robos, asaltos y muertes, que nos aíslan entre vecinos, entre las mismas familias.

¡Ni privados ni estatales! Queremos medios comunitarios, alternativos, libres.

No solo pasa aquí, pasa en otros países de América Latina y el mundo, los medios privados, vinculados a empresas económicas y financieras dominan el espectro radioeléctrico, dominan la palabra.

La auditoria de frecuencias en el 2009 en el Ecuador ya denunció la monopolización de los medios de comunicación por parte de familias, grupos económicos y la iglesia.

Actualmente en el Ecuador, la palabra poco a poco se va democratizando con la creación de medios públicos que deberían ser comprendidos en toda su integralidad, pero la historia nos ha contado que los medios públicos suelen convertirse en el espacio del gobierno de turno.

Así que, si este gobierno de la revolución ciudadana tiene en realidad el interés de democratizar la comunicación, debería responder ¿qué pasa con las frecuencias a ser distribuidas a las comunidades rurales y urbanas, especialmente estas de las grandes ciudades donde se evidencia la mayor monopolización? ¿Qué pasa con los medios incautados?  ¿Qué pasa con la redistribución de las frecuencias para la construcción de medios comunitarios independientes, organizados?


Leer más AQUÍ

Si quieres ser parte de la Campaña Permanente de Liberación de la Palabra, escríbenos a :


Además puedes escuchar transmisiones especiales en las Jornadas de Liberación de la Palabra a través de:


Wambra Radio
Radio Joven Comunitaria de Kito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios aqui: